Page 68

Mended Little HeartGuide en Español

Acerca del corazón Introducción Índice de mi hijo SECTION Las necesidades nutricionales del niño Una buena nutrición es extremadamente importante para el crecimiento y el desarrollo, especialmente para bebés y niños con CHD. Tal vez sea difícil, porque los niños con CHD pueden tener problemas para aumentar de peso lo suficiente, pero es importante fomentar hábitos de alimentación saludable para ayudarlos a evitar cardiopatía adquirida más adelante en la vida. Es posible que observe que es difícil para su hijo aumentar de peso, debido a que los bebés nacidos con CHD crítica (los que requieren cirugía u otros procedimientos) suelen necesitar más calorías para crecer que otros bebés. Esta sección contiene información que le facilitará la tarea de proporcionar a su hijo la nutrición que necesita. El equipo de profesionales médicos, incluido el cardiólogo, el médico de cabecera y especialistas en nutrición, debe ser la primera fuente para obtener información sobre las necesidades nutricionales del niño. Pregunte y exprese cualquier inquietud que tenga. Si algo no funciona, asegúrese de comunicarlo para que puedan ayudarlo a ajustar el plan. Alimentar a un niño pequeño puede resultar frustrante en el mejor de los casos, y alimentar a un niño con CHD puede ser mucho más difícil. La nutrición durante la lactancia Las necesidades nutricionales del bebé son mayores durante el primer año de vida. Este es también el período crítico para el crecimiento y el desarrollo. Lactancia materna La leche materna es casi siempre la principal fuente de nutrición recomendada, pero por muchas razones, es posible que opte por no amamantar o no pueda hacerlo. Si su hijo tiene una CHD que requiere una intervención o cirugía poco después del nacimiento, por ejemplo, es posible que no pueda darle el pecho durante un período. Es importante seguir las órdenes acerca de la alimentación para que su hijo pueda tener la cirugía tal como está programado. Si no puede amamantar antes de la cirugía, asegúrese de extraer la leche materna cada dos o tres horas para desarrollar un buen suministro de leche. Si se encuentra en el hospital con su bebé, pregunte a una enfermera o médico si hay salas especiales para sacarse la leche. Si lo desea, puede almacenar esta leche para alimentar al bebé más tarde. Siga las directrices para almacenar la leche materna correctamente. El sitio web del CDC tiene más información. Si se encuentra en el hospital, es posible que cuenten con procedimientos para el almacenamiento de la leche materna. Solo pregunte. La lactancia puede ser algo frustrante o aterrador al comienzo (eso es normal), pero con paciencia y persistencia, muchas madres han podido amamantar a los bebés con CHD. Si tiene problemas para extraer la leche o amamantar al bebé, o simplemente desea que alguien la ayude para comenzar, consulte con un especialista en lactancia. La mayoría de los hospitales para niños cuentan con uno. Si no está en el hospital, el pediatra puede recomendarle uno. Aunque no lo parezca, la lactancia implica menos trabajo para el bebé que el biberón. La leche materna es más fácil de digerir y también contiene anticuerpos que ayudan a combatir Go To 68


Mended Little HeartGuide en Español
To see the actual publication please follow the link above