Page 30

Mended Little HeartGuide en Español

Acerca del corazón Introducción Índice de mi hijo SECTION Válvulas y dispositivos para pacientes con CHD Válvulas Un corazón normal tiene cuatro válvulas que se parecen a puertas de una sola dirección. Estas “puertas” se abren y cierran para controlar la circulación sanguínea hacia y desde el corazón. Las cuatro válvulas son las siguientes: • Válvula aórtica • Válvula pulmonar • Válvula mitral • Válvula tricúspide Cada una de estas válvulas tiene valvas (dos o tres según el tipo de válvula) que se abren y cierran para permitir que la sangre pase y evitar que regrese en la dirección incorrecta. En algunos casos de CHD, una o más válvulas no funcionan correctamente. Algunas infecciones y enfermedades, como la endocarditis, la fiebre reumática y la enfermedad de Kawasaki, pueden dañar las válvulas cardíacas. Los dos problemas más comunes con las válvulas son estrechamiento y permeabilidad. En ocasiones, la válvula es extremadamente estrecha, o no existe, y no hay ninguna abertura donde debería haber una (atresia). Los cardiólogos tratan problemas relacionados con las válvulas cardíacas de forma diferente en función de la gravedad del problema. Algunos niños con problemas de la válvula cardíaca no presentan síntomas durante muchos años y no necesitan cirugía. En otros casos, el cardiólogo recetará medicamentos para tratar una valvulopatía y evitar más daños a las válvulas. En casos graves, el cardiocirujano podría tener que reparar o sustituir la válvula. La reparación de la válvula es más común en la válvula tricúspide y la válvula mitral. En ocasiones, la reparación se puede llevar a cabo sin una intervención a corazón abierto, pero quizás no sea una opción si su hijo tiene otros problemas cardíacos que deben solucionarse al mismo tiempo. La sustitución de válvulas se lleva a cabo cuando la válvula no se puede reparar. La válvula “defectuosa” se elimina y se coloca una válvula artificial en su lugar. Existen dos tipos de válvulas artificiales: válvula de tejido o válvula mecánica. Las válvulas de tejido están compuestas por válvulas cardíacas de cerdo o de tejido cardíaco de vaca, y ambas funcionan como las válvulas cardíacas humanas. Otra opción es un homoinjerto, que es una válvula humana de un donante humano. El beneficio de las válvulas de tejido es que las personas que las reciben no suelen tener que tomar medicamentos anticoagulantes durante toda la vida. Sin embargo, una desventaja es que las válvulas de tejido no duran tanto como las mecánicas. Las válvulas mecánicas están fabricadas para funcionar como una válvula cardíaca normal y durar toda la vida. En el caso de los niños, sin embargo, es posible que la válvula se deba sustituir a medida que el niño crezca porque no crece con él. Las personas que reciben válvulas mecánicas tendrán que tomar anticoagulantes para evitar la formación de coágulos en la válvula. Hoy en día, los cardiólogos son capaces de realizar reemplazos de válvulas pulmonares y aórticas mediante cateterismo cardíaco, pero se realiza en su mayoría en adultos. Cuando los niños alcanzan un cierto tamaño, la válvula pulmonar se puede reemplazar a través de un cateterismo cardíaco en lugar de una intervención a corazón abierto. Dispositivos Arritmias Un corazón sano tiene un sistema eléctrico que lo ayuda a latir con un patrón organizado. En ocasiones, este ritmo se ve bloqueado o se vuelve irregular, lo que provoca que el corazón se mueva muy rápido, muy lento o sin seguir un orden. Este ritmo irregular puede o no provocar síntomas. Es posible que se solicite un estudio electrofisiológico (EEF), que es una prueba indolora que registra la actividad eléctrica del corazón, para diagnosticar si su hijo tiene una arritmia. Go To 30


Mended Little HeartGuide en Español
To see the actual publication please follow the link above