Page 28

Mended Little HeartGuide en Español

Introducción Índice de mi hijo SECTION Los niños con CHD grave pueden llevarse al hogar un monitor de electrocardiograma durante cierta cantidad de tiempo para medir la actividad eléctrica del corazón durante sus actividades diarias. El monitor Holter, por ejemplo, se utiliza durante 24 horas. Esto puede ayudar a los médicos a contar con más información sobre el ritmo cardíaco durante distintos momentos del día. Los niños más grandes pueden colocar estos monitores en una mochila para que sean más fáciles de transportar. Otro tipo de monitor que se puede llevar al hogar es un monitor de evento, que es similar al monitor Holter, pero requiere que los padres reconozcan y registren cuando su hijo tenga síntomas de un ritmo irregular. Ecocardiografía Una ecocardiografía (a menudo denominado “eco” por las familias) es una herramienta muy útil en el diagnóstico y el tratamiento de la CHD. Debido a que esta tecnología sigue mejorando, los profesionales médicos no necesitan utilizar otras pruebas invasivas con tanta frecuencia. El dispositivo para realizar ecocardiografías es en esencia una sofisticada máquina de ecografía (parecida a la máquina de ecografía que se utiliza en mujeres embarazadas). Un gel se coloca en la piel del niño y, a continuación, una sonda se sitúa sobre la piel y se desplaza por la zona para ver las imágenes del corazón en un monitor de computadora. Esta prueba no es dolorosa, pero puede ser incómoda para los niños, en especial cuando la sonda se desplaza en el área del cuello. Los niños pequeños pueden inquietarse durante la prueba, pero pueden ver un video o puede leerles un cuento para que permanezcan quietos. En algunos casos, se recetan medicamentos a los niños para sedarlos antes de una eco (esto se conoce como “eco con sedación”) de manera que permanezcan muy quietos y los médicos puedan obtener la imagen del corazón más clara posible. Las ecocardiografías no emanan ningún tipo de radiación. En esta prueba se toman imágenes bidimensionales del corazón para evaluar su estructura y cómo funciona. Los profesionales médicos también pueden comprobar la presión en diversas partes del corazón y la circulación de la sangre a medida que se mueve a través del corazón. Esto les ayuda a saber cuál sería el mejor tratamiento para su hijo. Esta prueba es excelente para comprobar cómo evolucionan los pacientes Acerca del corazón antes y después de la intervención quirúrgica, y se ha convertido en una herramienta esencial para los cardiólogos, tanto en el diagnóstico como el tratamiento de la CHD. Además, las mejoras en este equipo han dado lugar a la posibilidad de realizar imágenes tridimensionales para utilizarlas con determinados procedimientos para la CHD. Resonancia magnética nuclear y tomografía axial computarizada Estas pruebas ayudan a los profesionales médicos a obtener una imagen más clara de las partes del corazón. La resonancia magnética nuclear (RMN) se utiliza con mayor frecuencia porque no involucra exposición a radiación y pueden proporcionar una importante cantidad de información sobre la estructura del corazón y su funcionamiento. Esta prueba puede ser muy útil para tener una imagen que la ecocardiografía no puede ofrecer, pero como tarda bastante tiempo y requiere anestesia en niños pequeños, solo se utiliza cuando es necesario. Durante una RMN, el niño ingresa a una máquina que luce como un tubo largo, que luego envía las imágenes detalladas del corazón a un monitor donde los profesionales médicos las analizan. La tomografía axial computarizada (TAC) es similar a las resonancias magnéticas, pero toma mucho menos tiempo. Emite una cantidad de radiación, pero las técnicas de TAC más actuales han reducido notablemente su uso. Esta prueba se ha convertido en una buena opción para visualizar las estructuras del corazón que a veces la ecocardiografía no puede ofrecer. Cateterismo El cateterismo cardíaco es una de las pruebas más antiguas que los cardiólogos utilizan para evaluar, controlar y tratar a pacientes con CHD. En el pasado, el cateterismo cardíaco se utilizaba a menudo para diagnosticar la CHD, pero, en la actualidad, los médicos suelen recurrir a la ecocardiografía y la RMN. Cada vez más procedimientos se realizan en el laboratorio de cateterismo en vez del quirófano, y el cateterismo proporciona una gran alternativa para ciertos tipos de enfermedad cardíaca que hubieran requerido cirugía en el pasado. Algunas Go To 28


Mended Little HeartGuide en Español
To see the actual publication please follow the link above