Page 17

Mended Little HeartGuide en Español

prenatal 3 En el Reconozca sus temores Hágase la siguiente pregunta: “¿A qué le tengo miedo realmente?” Sea específico. Escribir sus miedos le ayudará a definirlos y enfrentarlos. Tome el control, siempre que sea posible Si tiene miedo de que su hijo se enferme, lleve a cabo los procedimientos necesarios para mantener a toda la familia sana. Ingiera alimentos nutritivos, haga ejercicio físico, lávese las manos a menudo y evite a las personas que están enfermas. Pregunte al cardiólogo sobre el contacto con otras personas; quizás le sorprenda conocer todo lo que pueden hacer su hijo y su familia. Si tiene temores acerca del estado de salud del niño, hable con el médico. A veces, una conversación sincera puede tranquilizar a los padres o, por lo menos, ayudarles a determinar qué es un verdadero problema y qué no lo es. Acepte las cosas que no puede cambiar Hay algunas cosas que no será capaz de controlar. En la medida de lo posible, supere los temores por esas cosas. Quedar atrapado en el ciclo de “¿qué pasaría si... ?” solo le restará tiempo con su hijo. Reserve un tiempo durante el día (no más de 15 minutos) y permítase pensar en todo lo que teme. Cuando estos temores surjan durante el resto del día, recuerde que tiene una hora programada para tratar con ellos. Piense que no se preocupará o pensará en ellos hasta que no sea la hora designada. Esto le ayudará a mejorar su bienestar durante el resto del día. Otra técnica es escribir un temor en un papel, doblarlo y colocarlo dentro de un frasco o una caja. Según su sistema de creencias, puede entregar mentalmente el temor a un poder superior para que lo maneje, o solo decidir eliminarlo de su mente. Manténgase en el presente La mejor forma de tratar con el miedo y el estrés es permanecer en el presente. Cuando se encuentre pensando en el futuro, concéntrese en el aquí y ahora. Tome conciencia de su entorno: con quién está, qué está haciendo, los sonidos, los olores, etc. No puede estar en el futuro y el presente al mismo tiempo. Pensar en el presente le ayudará a reducir el miedo. En el instante en que aparezca un “¿qué pasaría si... ?”, respire profundamente y vuelva al aquí y ahora. Lo cierto es que nadie conoce cuál será el futuro, por lo tanto, no pierda el tiempo viviendo con miedo. Encuentre momentos de tranquilidad Tener un tiempo de tranquilidad a diario, aunque solo sean cinco minutos, es fundamental. Tómese el tiempo necesario para relajarse y tranquilizar su mente. Respire profundamente. Esto le ayudará a estar más tranquilo durante todo el día. Únase a una red de apoyo Las redes de apoyo son importantes. A menudo, una reunión de grupo es la primera oportunidad que los padres tienen para escuchar sobre otros niños con la misma enfermedad que sus hijos, adultos que viven satisfactoriamente con CHD, y a otros padres y cuidadores que se desenvuelven bien. Conocer a esas personas puede ayudarle a reducir su miedo y le dará esperanzas de que su hijo tenga un futuro brillante. Los grupos de apoyo también le permiten hablar con otras personas que comprenden lo que está atravesando. A veces, el simple hecho de compartir sus miedos con alguien que haya recorrido el mismo camino puede ser muy útil. Escuchar que otros tienen los mismos miedos, puede tranquilizarlo y hacerlo sentir menos solo. 1 Información general 2 Diagnóstico hospital 4 Vivir con CHD 5 Formularios 17


Mended Little HeartGuide en Español
To see the actual publication please follow the link above